Blog de Senderismo en Familia en Cartagena

Empezamos a hacer senderimo para fomentar nuevas experiencias vividas en familia en un entorno de Naturaleza; tener recuerdos comunes que unan a la familia; buscar un hobby común que nos guste practicar juntos; rescatar rincones cercanos pero desconocidos... ¡y mantenernos en forma! El objetivo de este blog es registrar y dar a conocer las diferentes rutas que hay en nuestra Región de Murcia, para practicar en familia el senderismo de forma sencilla, incluso con los más pequeños. Todo ello, de la mano de la familia Richart-Rodríguez.

jueves, 10 de julio de 2008

Entrenando...

Tenemos que entrenar, pero hemos de ir poco a poco. Las botas, al principio, duelen por todas partes. Las hemos comprado demasiado tarde, y no sé si nos dará tiempo a domarlas. Nos duelen las uñas de los pies, y con frecuencia se nos adormecen los pies al caminar, por lo que tenemos que quitarnos las botas y masajearnos los pies, antes de seguir. Nos dicen que es mejor no apretar demasiado los cordones al principio, para evitarlo. Lo que sí es cierto es que con estas botas da gusto andar: apenas notas las irregularidades del terreno. A veces, esto es lo único que hace que no nos las quitemos y las tiremos lejos.

No sólo deben acomodarse los pies. Todo el cuerpo debe acostumbrarse. Tenemos que evitar al principio cargar demasiado gemelos y muslos. Por ello, nos aconsejan hacer estiramientos antes y después de empezar a caminar. Como no estamos acostumbrados, a veces se nos olvida...

También debemos acostumbrarnos a llevar peso en la espalda. Hay que tener en cuenta que una buena mochila no es nada si no está colocada correctamente. ¡Hemos descubierto, para ello, lo fantásticas que son las cintas de la cintura en las mochilas! Evitan el "bamboleo", y hacen que la mochila se adapte bien a la espalda, evitando dolores lumbares (y mis lumbares lo agradecen especialmente...). En los entrenamientos, metemos dos botellas de litro con agua y algún alimento ligero. Un poco de peso, para ir acostumbrándonos. Cada día pondremos algo más de peso.

Para empezar, seguiremos rutas cercanas y sencillas. Como no estamos muy acostumbrados a hacer senderismo por la zona, no hacemos más que preguntar a todo el mundo. De momento, entrenamos por Tentegorra y el Parque de Santa Ana. Esto nos permite tener claro cuánto andamos cada día, para ir aumentando la "dosis" poco a poco.

En breve, añadiremos dos entradas, para comentar estos dos "puntos de entrenamiento", muy útiles para no coger el coche muy lejos (están a 5-10 minutos de casa). El terreno en ambos es suave; aún así, hay días que terminamos muy cansados. Y esto no es nada para lo que nos espera... ¿Estaremos locos?